• Red de Colegios SEG

SIENDO PADRES, ¿CÓMO ENFRENTAMOS LA PANDEMIA?

La cuarentena nos permite pasar más tiempo con la familia, si lo enfocamos de buena

manera este tiempo puede servir para fortalecer lazos y conocernos más. Sin embargo,

también es normal que por el encierro aparezcan sentimientos de culpabilidad, sentirnos

sobrepasados por no poder cumplir con las expectativas que nos hemos creado como

padres, respecto a los horarios, las rutinas de sueño o de acompañar a nuestros hijos en

sus clases virtuales y a su vez hacer teletrabajo, o tener que salir a traba

jar fuera del

hogar con el estrés que eso conlleva.

Podemos sentir que no podemos dedicar el tiempo que quisiéramos a nuestros hijos,

tiempo para jugar, ayudarles en las tareas del colegio o que les dejamos que jueguen más

de lo que nos gustaría con los videojuegos o viendo televisión.

Los niños y niñas, aunque sean pequeños, siempre percibirán las penas, los miedos y los

malestares en sus padres, y muchas veces por esta razón rompen en llantos, presentan

arrebatos de rabia, pataletas, comen en exceso, no duermen bien o lo hacen muy tarde,

no quieren hacer tareas, son aspectos estos que aumentan las discusiones, los llamados

de atención y los malos entendidos entre padres e hijos.

A continuación, dejo algunas sugerencias para colaborar con nuestro rol durante este

período.

1. Permisos en Cuarentena

Actualmente estamos compartiendo los espacios, lo que para un niño lo que antes era el

comedor, quizás ahora es la oficina de la mamá o papá, donde ahora no pueda hablar o

acercarse porque hay un computador sobre la mesa y estamos en reunión o trabajando.

En este sentido debemos ser más flexibles, entender que no pasa nada si un niño se

cruza o saluda en una reunión o si ve más televisión que antes de la cuarentena. A

situaciones excepcionales, sería conveniente dar permisos excepcionales.


2. Instrucciones precisas

Ser claros en lo que les pedimos es muy importante para mantener nuestras expectativas

del comportamiento. Esta instrucción debe ser dada en un tono firme, pero cariñoso, sin

transformarse en algo agresivo. La claridad en el mensaje generará mejores resultados a

la hora de buscar que nuestros hijos respeten normas mínimas de convivencia por largas

temporadas de tiempo.

Por ejemplo, cuando a un niño le pido que ordene su pieza, probablemente no tendrá

seguridad de las acciones específicas que queremos, distinto y más eficiente es decir las

tareas concretas: hacer la cama, guardar los juguetes en un lugar específico, dejar la ropa

sucia en su lugar.


3. Expresión de las emociones

Este tiempo conlleva un sin número de estados emocionales, los cuales pueden trascurrir

en un mismo día, estar enojados, tristes y alegres. Lo cual es normal por el hecho de

estar en una situación País de la que no tenemos certeza como se desarrollara.

Los niños, niñas y adolescentes también experimentan un torbellino de emociones, es

importante explicarles que estar triste, tener miedo o sentir cualquier otra emoción es

normal», que son sentimientos que también experimentan los mayores y que se pueden

manejar. Cuando se desborden dense un tiempo de hablar con ellos, explorar que

sienten, en un ambiente de confianza y tranquilidad, de modo que puedan canalizar sus

emociones.


4. Acuerdos familiares

Una herramienta concreta con pasos concretos para facilitar la convivencia en el hogar,

son los encuentros familiares, los que ayudan a administrar las tareas del hogar, es una

herramienta donde se involucra a los niños, niñas y adolescentes, en lugar de imponer

tareas y reglas que son más difíciles de adoptar por ellos. Organizarse en temas

cotidianos como, por ejemplo: poner o sacar la mesa, apoyar en el aseo de sus piezas o

del hogar, entre otras.


5. Dedicar tiempo a nosotros

Dedicar tiempo a nuestro espacio personal. disfrutar de momentos en soledad realizando

actividades para uno mismo, como leer un libro, practicar deporte, hacer manualidades,

ver una película o serie que nos gusta. También es importante entender y aceptar

nuestras emociones, expresarlas de forma adecuada, de este modo bajara el nivel de

estrés al que estamos expuestos.


Es importante rebajar el nivel de autoexigencia como padres y ser conscientes de que no

siempre podremos cumplir con nuestras expectativas y no por ello cuestionar nuestra

capacidad.

Cada familia ha vivido y enfrenta esta crisis de distinta manera, pero todos tanto adultos

como niños y adolescentes nos hemos visto afectados, sigamos adelante con positivismo

y entendiendo que nos necesitamos como familia para enfrentar el día a día, espero estas

sugerencias les sean de ayuda y puedan aplicarlas para bajar el nivel de estrés que la

pandemia conlleva a nivel parental.


Verónica Iturrieta - Psicóloga - Orientadora CEC La Florida


Entradas Recientes

Ver todo

La importancia de ser un modelo para mi hijo o hija

En reiteradas ocasiones nos hemos hecho preguntas en torno a nuestro rol como formadores, ¿seré un buen padre o madre?, ¿estaré haciendo las cosas bien?; pero ¿qué implica ser adultos formadores?, en

log.fw.png

Nuestros alumnos eligen su futuro

MANTENTE INFORMADO:

  • Facebook
  • YouTube
  • Instagram

Casa Central: +56226993286       /        contacto@colegiosseg.cl       /       Av. Pedro de Valdivia 2995, Ñuñoa, Chile.