• Red de Colegios SEG

¿Cómo podemos disciplinar a nuestros hijos e hijas sin ser una interacción angustiosa y estresante?

En cuarentena también podemos disciplinar formativamente


Estamos viviendo a nivel mundial un excepcional momento producto de la pandemia por COVID-19. Esta situación y todo lo que se escucha de ella genera ansiedad no sólo en nosotros los adultos, sino que también en los niños y niñas quienes no quedan ajenos al nerviosismo en el ambiente.

Todas estas afecciones emocionales y modificaciones en las rutinas habituales, pueden generar mayor conflicto en el hogar. Como padres, hemos batallado en innumerables ocasiones para que nuestros hijos se vayan a dormir, hagan los deberes o no estén todo el día frente a la televisión o al celular sintiéndonos sobrepasados por esa situación.

Si alguna vez has experimentado estas frustraciones y en ocasiones no sabes cómo actuar, no estás solo; ¿Sabes que eres? Un padre, madre y Un Ser Humano.

Es difícil disciplinar a nuestros hijos. A veces, si estamos enojados queremos castigar a nuestros hijos, pero cuando nos calmamos sabemos que aplicar correctivos no es nuestro objetivo principal ya que queremos que el enfrentamiento disminuya. De hecho, este es el principal mensaje de esta columna.


¿Cómo abordamos y disciplinamos las conductas de nuestros hijos/as de una manera más respetuosa y efectiva?

Como padres, somos capaces de disciplinar con respeto, pero también con límites claros y coherentes. En este proceso fomentamos el desarrollo de habilidades socioemocionales, es una oportunidad para conectarnos y redirigir hacia conductas más favorables para ellos.

Para poder disciplinar a nuestros hijos/as, cuando se porten mal, nos preguntaremos ¿Qué queremos conseguir?

La disciplina en su definición formal significa enseñanza. Por lo tanto, como padres lo que queremos conseguir es que nuestros hijos/as aprendan múltiples destrezas (inhibir sus impulsos, control emocional, empatía, etc.).


¿Cómo podemos hacerlo?

1. El primer paso de la Disciplina Efectiva es Conectar con las Emociones de nuestros hijos/as, pero “conexión no equivale a permisividad”. No significa dejarles hacer lo que quieran, justamente es lo contrario, amar a nuestros hijos implica darles lo que necesitan, que son Limites y Normas Claras, que establecen estructuras previsibles en su vida (un margen de actuación que le da seguridad en su mundo).


Los limites y normas deben ser:

· Claras y coherentes: debemos explicarles qué esperamos de ellos. Además, si se expresa en positivo se logra concretar mucho mejor. Es mejor decir “Se pinta en el cuaderno” en vez de “No pintes la mesa”.

· Apropiadas: debemos revisar las normas a medida que los niños crezcan, ya que sus necesidades van cambiando y por consiguiente no todas las normas le sirven siempre o a cada uno de sus hijos/as. “Las normas y limites no son de talla única”.

· Deben ser fáciles de entender: Los niños deben entender los motivos por las que se ha establecido la norma.

2. El segundo paso de la Disciplina Efectiva es, “Redirigir”. Cuando hemos podido conectar con la emoción de nuestro hijo/a y le hemos ayudado a tranquilizarse estará más receptivo a escuchar y podemos redirigirlo a una conducta más apropiada para ayudarle a encontrar un comportamiento mejor.

3. Por último, los “Elogios”. La gran mayoría de veces tendemos a destacar lo negativo, pero nuestros hijos necesitan sentirse útiles y queridos. Sentir que progresan eleva su confianza y su autoestima. Podemos reconocer sus esfuerzos “Cada vez lo estás haciendo mejor” “Estos días ha mejorado tu comportamiento”. Destacar sus cualidades “Eres muy bueno compartiendo con tus amigos, eres muy buen amigo”. Tampoco es necesario que sean grandes logros, podemos empezar con pequeñas cosas “Te has esforzado en tus tareas, te felicito por tú trabajo”.

Sabemos que no siempre disciplinaremos a la perfección a nuestros hijos/as o que inmediatamente seremos capaces de conectar y redirigir la conducta. Pero cuando practiquemos estos consejos, nuestra respuesta intencional y receptiva se dará naturalmente, logrando nuestro objetivo principal: La formación integral de nuestros hijos/as.

Resumen Profesional

Camila Hernández Hanssen Psicóloga CEC La Florida enseñanza básica. Especializada en el área Educacional, con trayectoria en el contexto escolar.


  • González, O. (2016). Escuela de padres de niños de 6 a 12 años. Barcelona, España: Amat Editorial

  • Rojas, I. (2020). Prodavinci: Como mejorar la convivencia familiar en cuarentena. Recuperado de https://prodavinci.com/como-mejorar-la-convivencia-familiar-en-la-cuarentena-por-el-nuevo-coronavirus

  • Siegel, D. (2019). Disciplina sin lágrimas. Santiago, Chile: Penguin Random House Grupo Editorial

  • Unicef. (2020). Crianza positiva en tiempos de COVID-19. Recuperado dehttps://www.unicef.org/mexico/crianza-positiva-en-tiempos-de-covid-19


log.fw.png

Nuestros alumnos eligen su futuro

MANTENTE INFORMADO:

  • Facebook
  • YouTube
  • Instagram

Casa Central: +56226993286       /        contacto@colegiosseg.cl       /       Av. Pedro de Valdivia 2995, Ñuñoa, Chile.